Continuando con el tema de cómo influye el estilo de vida en la salud, y una información incorrecta; la semana pasada atendí un paciente en mi clínica, quien había iniciado una rutina de ejercicios en un gimnasio, se ejercitaba regularmente durante 30 minutos 3-4 veces por semana. Estaba amargamente decepcionado porque no había perdido peso. Del mismo modo, hace unas pocas semanas yo estaba impartiendo clases a un grupo de estudiantes de medicina acerca de la hipertensión, y sugirieron la intervención en el estilo de vida como la primer opción de tratamiento para muchos pacientes. Exploramos este asunto un poco más e hicieron una lista de consejos que ellos darían a sus pacientes. Les pregunté cómo respondería un paciente y cómo responderían ellos mismos si pusieran esta lista en frente de ellos. Estuvimos de acuerdo en la respuesta: ‘huir y nunca más volver’ sería probablemente la respuesta a esta opción tan abrumadora e irrealista. Entonces, el objetivo debería ser la educación basada en datos reales y metas alcanzables. Sugeriría que el gobierno y los profesionales de la salud con frecuencia se equivocan. La diabetes es, quizás, la enfermedad en la que esto se ve con más frecuencia. Es fascinante ver los objetivos que propone la Asociación Americana de Diabetes para el control glucémico. Se ha reemplazado una iniciativa para el control fisiológico, reconociendo que no todos los organismos son iguales, con objetivos más realistas que ahora son defendidos por muchas personas. Afortunadamente, este enfoque del mundo real ha sido apoyado por la evidencia de daño causado por objetivos que son demasiado ambiciosos en algunos grupos.

¿Cuáles son los beneficios de hacer ejercicio? Cuando inicio conversaciones sobre el ejercicio físico, siempre enfatizo que hay muchos beneficios además de la pérdida de peso. Yo creo que esto es esencial ya que dichos beneficios no provocarán algún cambio evidente, ninguna reacción positiva, y por lo tanto son incentivos menos fuertes. Lo que las personas quieren lograr es perder peso, y esto es más difícil. El paciente con quien estaba hablando reconoció que el ciclismo que hicieron como parte de sus 30 minutos de rutina sólo quema 10 calorías. Entonces tenía parte de la información que necesitaba. Probablemente, esta sesión de ejercicio solamente quemaba 100 calorías en total, pero aún así hay muchas razones por las cuales vale la pena hacerlo. Un dato que con frecuencia comparto es que los atletas que entrenan tienen niveles de insulina en sangre en reposo casi indetectable porque todo el sistema de homeostasis de la glucosa trabaja muy bien gracias a su régimen de ejercicios, así que el cuerpo sólo necesita niveles bajos de insulina. No todos podemos ejercitarnos a este nivel, pero la observación es oportuna. Así que hay beneficios; pero con la cantidad de ejercicio que muchos de nosotros hacemos no quemamos suficientes calorías. Yo hago ejercicios de remo regularmente en una máquina de remo Concept2. Al igual que la bicicleta de mi paciente en el gimnasio, ésta calcula la cantidad de calorías quemadas. Si remo durante 30 minutos, quemo aproximadamente 450 calorías. Sin embargo, si después me bebo un vaso de 250ml de mi batido favorito (¡debería ser bueno!) instantáneamente incorporo 150 calorías. Por el contrario, la misma cantidad de jugo de arándano sin azúcar tiene sólo 10 calorías. No estoy diciendo que el batido no sea bueno, pero en el conocimiento está todo. Tener conciencia del contenido de calorías de lo que comemos y bebemos es esencial. Envasado es mucho mejor, pero aún a veces tengo dificultades para calcular el contenido de calorías.

También existe la preocupación acerca de que si las personas se ejercitan a niveles más altos y ganan masa muscular de manera significativa, ganarán peso debido a que el músculo es más denso que la grasa.Pero esto no tiene tanta importancia para la mayoría de las personas con quienes he conversado.

Y por supuesto, hacer ejercicio tiende a aumentar el apetito.

Por consiguiente, el ejercicio es fantástico y mi consejo es que para lograr perder peso, este tiene que combinarse con la restricción de calorías. Pienso que si todos nosotros examinamos honestamente nuestra dieta diaria encontraremos comidas y bebidas ricas en calorías. Reducir, dejar, o cambiar estas cosas por alternativas con bajas calorías producirá un mayor beneficio. Sin embargo, me gustaría enfatizar que esto toma tiempo. Se me viene a la mente un hecho que aunque está fuera de contexto, creo que es relevante. Me lo enseñó un profesor de diabetes, alguién que me dió una gran cantidad de consejos prácticos, de la vida real, y sentido común en medicina. El hecho se refiere a la población que aumenta de peso en su vida adulta en comparación con la población que mantiene un peso saludable. Lo que resulta interesante para mí es que la diferencia en la ingesta diaria de calorías entre ambas poblaciones es pequeña: aproximadamente 50 calorías. Entonces, mi opinión es que no se trata de hacer dietas rápidas, sino de ser pacientes y hacer pequeños cambios a nuestra ingesta diaria de calorías que sean verdaderamente sostenibles. Durante semanas y meses nuestro peso bajará si realizamos estos cambios.

También refiero a muchas personas a los dietistas para recibir consejo profesional. Pero, espero que mis ideas ayuden a guiar a las personas en la dirección correcta.
Retomando mi tema de la representación de estas cosas en los medios, vi un programa muy interesante recientemente. Se miraba la grasa intra-abdominal, enfatizando que esta es particularmente dañina para nosotros. El programa también señaló que podemos tener cantidades significativas de grasa intra-abdominal sin ser obesos. Finalmente, se indicó que los carbohidratos complejos como los que se encuentran en lentejas podrían reducir la grasa intra-abdominal, reconociendo al mismo tiempo que para ello se necesita que comas MUCHOS para lograr este resultado. Es una realidad impresionante más bien que sensacionalismo. El programa mencionó que la incorporación de polvo de inulina a las comidas era una alternativa. Parece interesante, por lo tanto pensé que yo profundizaría un poco más. Evitando los sitios promocionales, los beneficios de la inulina para la salud parecían proporcionar un punto de vista equilibrado. El estudio sobre la diabetes al cual se hace referencia es un buen estudio. No estoy muy seguro acerca de las otras referencias, pero en general yo creo que es un panorama amplio. La importancia de la grasa abdominal se explica en una serie de sitios, por ejemplo: ‘Grasa abdominal y qué hacer al respecto’, aunque no estoy seguro de estar completamente de acuerdo con los consejos acerca de los ejercicios como se menciona anteriormente. En animales, los suplementos de inulina claramente reducen la grasa intra-abdominal (inulina de cadena larga dietética reduce la grasa abdominal pero no tiene efecto en la densidad ósea en ratas en crecimiento) y estos beneficios parecen ser los mismos en el hombre (un ensayo aleatorio controlado: el efecto de la inulina en el control de peso y grasa ectópica en sujetos con prediabetes). El problema es que algunas compañías han seguido esta corriente y un poco de inulina es muy costosa. Una típica dosis usada en los estudios citados arriba es de 30g/día. Con cuidado esta puede encontrarse a un costo razonable. Por supuesto, incrementar la ingesta de comidas ricas en carbohidratos fermentables, tales como la inulina es la mejor manera de lograr esto.

Tener consejos acertados, realistas, y alcanzables tiene que ser el camino a seguir para lograr una modificación en el estilo de vida para nosotros mismos y nuestros pacientes!

Dr. Richard M. Smith, FRCP, PhD

Dr. Richard M. Smith, FRCP, PhD

Guest Post Writer

Dr. Smith studied medicine at Cambridge and Oxford and completed his PhD at Cambridge University. He worked as a Consultant Senior Lecturer in Nephrology in Bristol, where he led a research group continuing his interest in the immunology of transplantation and factors determining pancreas transplant survival, and was actively involved in clinical trials. He continues to teach postgraduate students on the Cardiff University Masters course in Diabetes.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *